logo

Tag

olas

Epílogo: uno

El mordiente de la costa apareció por sorpresa. Todo el velamen al descubierto. La ballena había tomado rumbo 270 O . Desventados y al garete. Las dos bolas negras subían ya por el trinquete en la misma driza.

Inundado de miedo y de deseo, miró hacia aquella fantasmática silueta una vez mas, y una frase le vino a la memoria. La frase con la que encabezaba su primera carta postal el artesano veneciano: “Todo el resto es silencio”

Alguien le dijo, años después, que la tragedia del Principe de Dinamarca termina su inagotable monólogo de ese mismo modo.

“…mucho puede ser dicho. Todo el resto es silencio” balbuceó clavando firmemente su empapada prótesis sobre la cubierta.

Las rocas se alejaban ya de la amura de babor; la ballena se sumergió; el viento quedó en calma.

¡Bienvenido al mundo de los vivos, capitán!

El capitán permaneció en silencio…

Extraño sueño en el golfo Argólico

“Extraño sueño en el golfo Argólico” © J. Bengoetxea 2012

Si había alguna pesadilla recurrente que habitara entre las cuadernas del camarote del capitán, esa era la de Hidra de Lerna. Tantos inviernos ya sin calafatear su nave en el golfo de la Argólida…Allí soñó, por primera vez, la negrura de las olas que quedaban suspendidas entre las nubes: no eran marejadas del viento sino, según sentenciaban sus sueños, “extrañas mares que provenían de las interminables escaramuzas entre Hidra y su ballena blanca“.

De “Postales de un zapatero veneciano”.

Collotipias desde Porto Nascosto

“Collotipias desde Porto Nascosto” © J. Bengoetxea 2010/18

Para un zapatero con establecimiento en Venecia, era relativamente sencillo en la época hacerse con los componentes para elaborar collotipias en la trastienda de su taller. Esas que, después, enviaría a Ahab, y que fueron recientemente descubiertas en un pequeño puerto al abrigo de los temporales del noroeste. Una entrada estrecha que solamente permitía el paso a las naves en bajamar.
Como un estenopo de mar solamente practicable para cíclopes…marinos tuertos y cojos, mancos o mudos: esas “raleas” que huían de los puertos mas frecuentados de la época.
Una bahía estrecha enmarcada por rocas y bajíos. Un MARCO relleno de agua de mar. El mismo agua que fijaba las imágenes del zapatero sobre el grueso papel. ¡Gelatinas de espuma!

Collotipia“Sobre una matriz constituida por una placa de vidrio, se extendía una capa de emulsión fotosensible constituida por gelatina bicromatada, que se sometía a cocción, y después era impresionada mediante contacto con el negativo fotográfico. La gelatina se hacía más insoluble en las zonas transparentes del mismo. De este modo la tinta se absorbía con mayor facilidad en esas zonas transparentes.2

Este procedimiento permitía tirar un número limitado de 500 copias; pues se deterioraba la gelatina durante el proceso de impresión, y se perdía nitidez.

Este sistema se empleó mucho en la impresión de postales.

Wikipedia

Olas desde el cielo

“Olas desde el cielo” © J. Bengoetxea 2018
(De postales del zapatero veneciano)

[…] Las olas rompían sobre nuestras cabezas. La ballena, ahora, era negra también, como las olas, como su negro espiráculo. Chorros de nubes. Ocurrió el día de las olas negras, el día que las olas caían desde el cielo. […]

Ola blanca

“Ola blanca” © J. Bengoetxea 2018

Mar tendida

Ola negra / tres

“Ola negra / tres” © J. Bengoetxea 2018

Ola negra

“Ola negra” © J. Bengoetxea 2018

Historias de la esfera rota

“Historias de la esfera rota” © J. Bengoetxea 2009

Cómo y porqué…

“Nube de roca y olas” © J. Bengoetxea 2017

Me interesa ese punto inabarcable donde lo real se pierde, cuando —a la vez— lo real está a punto de comenzar. Nunca sé el porqué, pero tener la sensación de que SÍ se conoce el cómo, es reconfortante.

El porqué siempre es una pregunta interesada; el cómo, en cambio, es una pregunta interesante.

Pero las fotos no responden nunca preguntas. Con mucha suerte, las plantean…siempre lejos del autor.

“…como las olas que interrumpen las rocas para escupir, irreverentes, encendidas de rabia a las nubes. Después, ¡caen de nuevo y desaparecen! Pude ver CÓMO lo hacían”