logo

Tag

retrato

El maestro / Sri Lanka, 1992

“El maestro” © J. Bengoetxea / Sri Lanka 1992

Rescatada de viejos negativos de archivo…veinticinco años atrás o quizá “ahora mismo”, ¡quién sabe!

Músico sobre el río: la mirada

“La fotografía es una pregunta ciega sobre la mirada del OTRO”
Músico ciego sobre el puente, Donostia  © J. Bengoetxea 2004

musicosobreelrio

Nostalgia efímera

Fotografiar es desencadenar una narrativa nostálgica sobre algo que nunca ocurrió: íntimamente sabemos que no ocurrió, y de ahí el “dolor” que la palabra incluye en su significado etimológico.

Las fotografías siempre señalan “lo que pudo haber sido” proyectado en el futuro. Señalan una narrativa suspendida, un sueño activado por un objeto. Un objeto mágico (la fotografía), una suerte de sortilegio que libera la parte secreta de un recuerdo. La acción suspendida la hace efímera; el secreto nostálgico la hace eterna.

La fotografía es revolucionaria…sin duda. Pero no lo es por adivinar futuros posibles, sino por reescribir pasados falsos actualizados en el presente.

Nos empeñamos en usar las palabras para “revisar” fotografías, pero son las fotografías las que revisan/revelan las palabras. Quien no lo sepa podrá quedar, así, momentáneamente atrapado en la apariencia de una imagen.

Etimología
Nostalgia: “regreso al dolor”

“Nostalgia efímera” © Joseba Bengoetxea 2015

nostalgia

No se pueden fotografiar palabras

Hay un momento en el que uno intenta decir con las fotografías lo que no pudo/puede decir con las palabras. Las fotografías, como los hijos, reciben nuestra culpa y la hacen suya…a veces.
Por eso las fotografías que muestran la injusticia y el sufrimiento voraces nos adormecen en lugar de despertarnos.

Hace —tanto— tiempo ya, decidí intentar decir con las palabras lo que a las palabras corresponde, para poder seguir, así, buscando lo que son realmente las fotografías.

Hay gente que hace fotos (o que son fotógrafos quizá…) que reaccionan con especial virulencia cuando intuyen que algo así ocurre cerca suyo.

Sé que algunos me entenderán, pero otros harán lo posible por evitarlo.

Fotografía: Sri lanka, Ambalangoda 1991. Pescador en el puerto vendiendo el producto de su trabajo. © J. Bengoetxea

pescador

“Re-tratar”: …o tratar de nuevo

El mejor fotógrafo que conozco, quiso ser escritor.

Epílogo: 

Un hombre se propone la tarea de dibujar el mundo (o de retratarlo, pienso yo mientras le leo… ). A lo largo de los años puebla un espacio con imágenes de provincia, de reinos, de montañas, de bahías, de naves, de islas, de peces, de habitaciones, de instrumentos, de astros, de caballos y de personas. Poco antes de morir, descubre que ese paciente laberinto de líneas traza la imagen de su cara. 

(J.L.Borges, de El hacedor)

 

aintzinako

Otra vez me asomo a “Isla Negra”.

 


Relato de calle con Sonrisa Simétrica

Hace ya años que no practico el retrato…

Uno se plantea rápidamente que una de las sintaxis mas presentes en fotografía y en todas las artes es, sin duda, la que se apoya en las simetrías.
Un rostro es, seguramente, el paradigma mas potente y lleno de ambigüedades de las geometrías simétricas.

relatos

Deconstruirlo, buscarlo fuera de un rostro retratado, es un reto mucho mas sencillo de afrontar de lo que pudiera parecer usando una cámara de fotos.

Retrato: sobre “chamanes” y ladrones de almas

Es mas que llamativo cómo en culturas distintas a la nuestra, desde siempre se ha asociado al hecho de “retratar” la facultad de secuestrar el alma, de robar el espíritu. No solo en una ocurre, aunque es cierto que tampoco se muestra del mismo modo en todas ellas.

Al detener el tiempo en un segmento que tiende a cero por definición –la velocidad de obturación–, la fotografía parece igualmente detener junto al rastro incuestionable del referente que “captura” (roba, secuestra), su propia esencia de ser, impidiéndole así cualquier ulterior cambio; el cambio que necesariamente nace del olvido.
La fotografía hace la función de exterminador del olvido a través de su empecinada e inmutable presencia. Así condena a sus personajes a ser rehenes de su propia historia asignándoles a un momento incuestionable, inmutable, siempre presente y, sobre todo, con un futuro que se alza a partir de esa imagen. Imposibilita otros futuros por tanto.

Galle / retrato

La fotografía en la cultura occidental nacía en un momento histórico, cultural y artístico en el que daba la falsa sensación de que podría ser una especie de espejo de lo real. Como si el sustrato científico sobre el que se alzaba el descubrimiento, garantizara su “asepsia” y su capacidad de reflejar la realidad de un modo directo e incuestionable.

Leer mas

Sobre el retrato…un apunte

Fotografiar personas es violarlas, pues se las ve como jamás se ven a sí mismas, se las conoce como nunca pueden conocerse; transforma a las personas en objetos que pueden ser poseídos simbólicamente. Así como la cámara es una sublimación del arma, fotografiar a alguien es cometer un asesinato sublimado, un asesinato blando, digno de una época triste, atemorizada.

Sontag, Susan 1980.

Este análisis de Sontag compartido por algunos otros fotógrafos y antropólogos en su esencia, es desde hace ya unos años una tesis que comparto, al menos en su trasfondo mas íntimo.

El retrato es, probablemente, el tipo de fotografía mas difícil de afrontar desde una perspectiva ética para mí, y fuente inagotable de debate.

En los tiempos que corren, al contrario de esto expuesto aquí, el retrato se usa sin “límite alguno”. Es instrumento que los fotógrafos utilizamos con tanta inconsciencia como facilidad.

Las disquisiciones sobre si la fotografía es o no una expresión portadora de narrativa en sí misma o, mas concretamente sobre la apariencia narrativa de una imagen, son, a la vez, la otra pata del banco de este controvertido tema.

Un buen punto de partida quizá podría ser el intento de desligar a la fotografía de ese lastre histórico –…accidental puramente– que la relaciona de un modo indisoluble con el referente sobre el que se alza y con el que , a menudo, se confunde. Joan Fontcuberta lleva años trabajando sobre este aspecto, demostrándolo de un modo juguetón y no exento de una ácida postura ética y artística.

Si alguien se anima a debatir sobre este aspecto, abierta está esta casa para ello.

Sobre la mirada en fotografía.

Porque todo lo que fotografiamos, todo, nos devuelve la mirada aunque, como en este caso, él no vea. Estoy convencido de esto.

Dos instantáneas estas realizadas con 15 años de por medio.