logo

Tag

mirada

La fotografía: jugando en el patio trasero

Un niño cuando juega suele reclamar nuestra mirada: ¡¡…mira, mira cómo lo hago!!, (…aita)

Fotografiar es regalar la mirada sin tener la certeza.

Un niño confía en recibir la mirada del otro para saber que está haciendo algo realmente; fotografiar es lo mismo, pero al contrario: es mirar para combatir la incertidumbre de la mirada —no— devuelta.

Fotografiar es mirar con la esperanza de “alcanzar el ser visto”. Así, la mirada, trasmuta en espejo.

Mirar, fotografiar, es activar el deseo ante una historia que parece comenzar sin límites. Como los juegos en los patios traseros…

“Jugando en el patio trasero” © J. Bengoetxea 2017

Fotografía: el deseo del arquero

Fotografiar es mirar, pero no es mirar el objeto, sino intentar seleccionar lo que el otro mira(ra).
¿Para qué…?
Los fotógrafos mienten…por ilusos (ilusión). Están secuestrados en la ilusión de que son ellos los que miran, los que eligen qué verán “los otros”. Pero la mirada la construye el que mira (ahora) y el fotógrafo ya miró (antes). La fotografía es la mirada de quien la mira; la mirada del fotógrafo es mas bien un deseo, un acto que intenta, si acaso, “violar” la mirada del otro.
La fotografía es un truco, un sencillo malabarismo para evadir la “crueldad” de la comprensión de que tenemos una sola mirada para imaginar todas las miradas posibles del mundo.

“El deseo es una flecha disparada, que en la espalda del arquero está clavada…” Santiago Auserón

“el Deseo del arquero” © J. Bengoetxea 2016

lamirada