logo

Tag

Interiorismo

¿Un hotel para Puppy…? Gran Hotel Domine

El Gran Hotel Domine estrena web, pero sobre todo está de estreno con su total renovación interior.

Un reportaje fotográfico de ¿un hotel para Puppy? …esa sensación da seguramente al turista cuando lo observa viniendo desde el puente de La Salve, o desde la Plaza de Euskadi. Invita ineludiblemente a ese juego con el teleobjetivo montado en cámara.

En el interior, un renovado estilo ¨british” de la mano de Foraster arquitectos. La suite estrella, Penthouse Suite,  lleva “foto” incluida en sus 80 metros cuadrados con un ventanal y una terraza que encuadra las crestas cegadoras del museo Guggenheim.

El lugar de reunión, de encuentro o de relajo, el Sixty One, plagado de simetrías y juegos visuales que acogen y animan al viajero a pensar su viaje, a recuperar la retina seguramente excitada por el empacho o el vértigo de un Bilbao lleno de brillos. Casi síndrome de Stendhal para los poco acostumbrados a esa cosa peculiar que engancha la mirada e invita siempre a volver.

Gran Hotel Domine, Guggenheim, Puppy …y “007”

Bilbao al atardecer. Casi la “Hora Dorada”. Mas de 35 grados y la plaza del museo atestada de turistas…Un retrato de grupo difícil: Frank Gehry, Guggenheim; Jeff Koons, Puppy; Mariscal, Gran Hotel Domine …y también ”007” saltando desde el ático del edificio de al lado.

Dentro del Gran Hotel Domine, renovado totalmente por Foraster Arquitectos, el Sixty-One.

* Extracto de reportaje fotográfico para Gran Hotel Domine, Bilbao.

 

Cuando la fotografía “es el objeto”

spotweb3

“Cuando la fotografía olvida el objeto; cuando la Fotografía ES el objeto…”

Cuando el espacio “desaparece”

Fotografiar no es mostrar lo que se ve, sino hacerlo desaparecer para que, así, pueda existir siempre. Es bajo esa idea invisible como encaro mis trabajos de arquitectura e interiorismo.

Quizá la primera fotografía de este reportaje reciente lo pone de manifiesto de una extraña forma…Los arquitectos tuvieron un reto parecido que consistía en construir un espacio habitable que debía desplegarse entre dos líneas que se tocan —el cielo y el terreno— escondiendo el espacio, sin perturbar la magia de la línea. Para ello optaron por hacer desaparecer de algún modo la construcción, la casa. En cambio, justo en ese roce entre aire y tierra, lograron la permanencia efímera de un espacio imaginado.

Crear fotografías está lejos, muy lejos de la realidad. Es mas, fotografiar es hacer desaparecer la realidad. Y es de este modo como conseguimos su permanencia.

El objeto debe desaparecer para perdurar. El sujeto (el fotógrafo en este caso) debe atreverse a olvidar lo que ve…

Tanto la fotografía como la arquitectura enfrentan esta misma cuestión: cómo lograr la permanencia sólida de una ilusión, cómo conseguir hacer “habitable” lo que, de hecho, si alguna vez existió, fue extinguido en favor de su máxima permanencia.

¿Cómo hacer habitable una ilusión…?

Foraster Arquitectos

f1 f2 f3
f4 f5

Interiorismo

Fotografía de interiores

interiors

“Sutondoan”, junto al fuego

Hay una palabra en euskera que crepita y huele a madera; casi se oye en su propia fonética: “sutondoan”, junto al fuego.
El fuego bajo en este caso, el fuego de leña que arde sobre la piedra y mezcla su luz con la de una tarde lluviosa de noviembre.

Fuego, madera y piedra.


sutondoan

Zugazarte, un paseo con luz de tarde

Todos los que vivimos mas o menos cerca conocemos la preciosa luz del paseo de Zugazarte al atardecer, pero es menos común poder fotografiar cómo se cuela esa luz dorada, con sabor a mar, por los ventanales de algunas de sus casas. Quizá este sea un buen ejemplo.

zugazarte

Decoración clásica

La decoración clásica, y muy especialmente la que es fruto de una mimada conservación, siempre mantiene una atmósfera especial. No es muy común encontrar “sets” como éste en mi trabajo de interiorismo, claro está, pero cuando son tan cuidados, uno no puede evitar recordar las películas de Ivory

clasico2

clasico3

clasico1