logo

blog

Amantillo para una botavara sin viento

“Amantillo para una botavara sin viento” © J. Bengoetxea 2009

De los apuntes de proyectos del zapatero veneciano para mejorar la velocidad de crucero del Pequod en las calmas totales cerca de Pitcairn Islands.

Olas desde el cielo

“Olas desde el cielo” © J. Bengoetxea 2018
(De postales de un zapatero veneciano)

[…] Las olas rompían sobre nuestras cabezas. La ballena, ahora, era negra también, como las olas, como su negro espiráculo. Chorros de nubes. Ocurrió el día de las olas negras, el día que las olas caían desde el cielo. […]

Carapachibey

“Carapachibey” © J. Bengoetxea

Cerca de Playa Larga, rumbo 270º W. Era casi de noche. Demasiado cerca del arrecife. Viento en popa cerrada, navegando a orejas de burro. Sin luz en el mástil.

El capitán Ogoño

“El capitán Ogoño” © J. Bengoetxea 2004

Viejos galeones vascos con su branque hundido entre las nubes…no es zozobra la suya, es navegar del revés.

Son historias de la inédita biblioteca de postales —fotografías— que un zapatero veneciano enviaba al capitán del Essex. En realidad están remitidas al capitán Ahab, no a George Pollard, Jr. En todo caso, hay pruebas documentales fehacientes de que llegaron a su destinatario…fuera el uno o el otro.

El Essex naufragó el 20 de noviembre de 1820. Dicen que tres supervivientes alcanzaron isla Henderson (…actualmente atestada de plásticos) y, una semana después, agotaron sus reservas de tabaco, lo que produjo escaramuzas sangrientas mientras iban estrechando sus días.

Y no es cierto el dato de que la fotografía no existía en tiempos del Essex. ¡Otra falacia mas de la historia!

Sombra que sujeta un muro que contiene un mar

“Sombra que sujeta un muro que contiene un mar” © J. Bengoetxea 2018

Nace una higuera en la pared…

La ensenada del Tuerto. Bajamar

“La ensenada del Tuerto. Bajamar” © J. Bengoetxea 2011

“Un hombre se propone la tarea de dibujar el mundo (o de retratarlo, pienso yo mientras le leo… ). A lo largo de los años puebla un espacio con imágenes de provincia, de reinos, de montañas, de bahías, de naves, de islas, de peces, de habitaciones, de instrumentos, de astros, de caballos y de personas. Poco antes de morir, descubre que ese paciente laberinto de líneas traza la imagen de su cara”  J.L.Borges, de El hacedor