logo

Fue en Siguanea…

[…] Un ruido estremecedor, hueco, como de arrastre rasgado de la orza le hizo saltar del catre en la negrura. Pisó la cubierta y sintió una fuerte guiñada que le hizo perder el equilibrio mientras alcanzaba casi por puro azar la piel untuosa del salitre en el timón: giraba ya desbocado advirtiendo su derrota. Otro bandazo y de nuevo se rasgó el viento en un alarido de la popa contra el arrecife. Centelleando sobre las olas y perdiendo sitio en el agua de babor, cabeceo y partió con un quejido el rumbo. El aire negro, la mar un suspiro de marejadas alzándose en desquiciados lengüetazos sobre la cubierta vestida con harapos empapados de la vela mayor, cabos, marrollas, el winche chirriando cantos enloquecidos traídos desde el génova. La proa clavada, negra también, bajo la mar… Frente a Playa Larga, rumbo 270º, Oeste, la madrugada antes de llegar. […] No, ni es una playa en Siguanea, ni es la Isla de Pinos, la Isla de la Juventud, en Cuba…es otra ensenada, la Ensenada del Tuerto quizá. A veces se recuerda una historia y uno la cuenta de nuevo. Y la historia cambia y se viste de las luces de otras playas…y despierta tras aquella noche ya casi olvidada, extraña. Despierta en otra playa. Una fotografía, solo a veces es capaz de aguardar una historias sin contarla siquiera. Quizá sea esa la cosa: una fotografía espera una historia, no la cuenta.
Leer mas

Llegar a donde no esperabas ir: Susan Meiselas

Encuentro una recopilación de escritos variados en la nueva (renovada) página de Zonocero en referencia al libro “La educación de un fotógrafo” por Charles H. Traub, Steven Heller, y Adam B. Bell. Me quedo muy especialmente con esta cita de Susan Meiselas: “Debemos encontrar maneras de llevar a la gente a un lugar a donde no espera ir” Encuentro una resonancia especial —muy modestamente punzada, por supuesto— con este último trabajo, y me decido a colgarlo en el blog junto con esta historia —seguramente mas leyenda que realidad en un sentido estricto—, que recordé al ir revelando la toma en el editor: llegué por tanto “a donde no esperaba ir” La fotografía es esta: …y esta es la historia (insisto en su carácter decididamente “legendario”) traída de Wikipedia: “Según ha llegado hasta nosotros a través de los escritos y la tradición oral, el relato dice así: a mediados del siglo XVII en el pueblo de Liérganes, en Cantabria había una pareja, Francisco de la Vega y María de Casar, que tenían cuatro hijos. Francisco falleció y la viuda mandó a su hijo Francisco a Bilbao a aprender del oficio de carpintero. Estando en Bilbao, Francisco se fue a nadar el día antes de San Juan, en el año 1674, con unos amigos pero llevado por la corriente, éste desapareció y no se volvió a saber mas él. Solo cinco años después, en 1679, en Cádiz, unos pescadores afirmaron ver un ser acuático pero con apariencia humana que desapareció rápidamente. Esta aparición se repitió constantemente hasta atrapar a la criatura con trozos de pan y unas redes. Una vez capturado pudieron constatar que se trataba de un hombre, con escamas y forma de pez. Entonces fue llevado al convento de San Francisco donde fue interrogado para saber de quien se trataba y al cabo de un tiempo consiguió tartamudear una palabra: “Liérganes”. Nadie sabía que significaba, hasta que una persona de Cantabria que estaba trabajando en Cádiz, comentó que en Cantabria había un pueblo que se llamaba así. También Don Domingo de la Cantolla, secretario del Santo Oficio de la Inquisición, confirmó dicha afirmación ya que él era de allí. A continuación, llegó la noticia a Liérganes para averiguar si había pasado algo extraño en los últimos años y desde Liérganes respondieron que únicamente se había registrado la desaparición de Francisco de la Vega, cinco años atrás. Entonces Juan Rosendo, un fraile del convento, acompañó a Francisco hasta Liérganes para comprobar si era cierto que era de allí y a la altura del Monte de la Dehesa, Francisco se adelantó y fue directamente hasta la casa de María de Casar, que rápidamente lo reconoció como su hijo. Ya en casa de su madre, Francisco vivió tranquilo sin mostrar ningún interés por nada. Iba descalzo y a veces desnudo y no hablaba apenas. A veces estaba varios días sin comer pero no mostraba entusiasmo por nada. Después de nueve años en casa de su madre, desapareció en el mar sin volver a saberse nada sobre él” Hay, potencialmente al menos, una narrativa en la fotografía que mama directamente del lenguaje icónico de los sueños y de la prosodia de sus colores, sus brumas y sus “olvidos”. Esta, haciéndola consciente en parte, es capaz como dice Susan Meiselas de “…encontrar maneras de llevar a la gente a un lugar a donde no espera ir”
Leer mas

Para “Quousque tandem…!”: Catilinarias

Oteiza, del que es necesario aprender, al que es necesario revisar a diario si se ha nacido aquí, se filtra ineludiblemente en la fotografía con uno de sus argumentos mas llenos: su concepto del vacío creativo. Nada mas concluyente que dejarse llevar por los vacíos que describen sus esculturas concibiendo la pieza como un testigo de la ausencia que —es evidente—, es el material mas pesado, mas denso de su obra. En Oteiza, lo que “pesa” no es la pieza, sino el volumen vacío de su encierro. En fotografía quizá sea mas sencilla la comprensión de este afecto. En fotografía en blanco y negro, aún mas. Son los negros los que construyen el mapa del indicio, es la ausencia de luz —el vacío— lo que sustancia la obra. La fotografía mapea el vacío, lo coloca frente a la vista, lo descubre y lo añora. Es entonces el propio autor el destino de una narrativa ocluida pero serena. El espectador solo contempla la luz al principio, no la ausencia. De ella se deshace incrustando sus fantasmas en el hueco de las sombras que le devuelven la mirada…y le aterrorizan. Oteiza, en su alquimia, lucha a muerte con las sombras de sus piezas hasta hacerlas rehenes doblegados de los vacíos que encierran. Transmuta ese pesado volumen en sugerencia activa liberándolo así de sus destinos quietos. La forma no se explica en la fina línea de un círculo, sino en el vacío que encierra  
Leer mas

Fibonacci III: la máscara experta

La línea consta de un número infinito de puntos; el plano, de un número infinito delíneas; el volumen, de un número infinito de planos; el hipervolumen, de un númeroinfinito de volúmenes… No, decididamente no es éste, more geométrico, el mejor modode iniciar mi relato. Afirmar que es verídico es ahora una convención de todo relatofantástico; el mío, sin embargo, es verídicoEL LIBRO DE ARENA / Jorge Luis Borges  
Leer mas

Lemnos y la Calma

Entre las deidades griegas y sus arquetipos humanos, siempre quise rescatar a Hefesto —el romano Vulcano— como personaje mitad mago, mitad alquimista tan parecido a los fotógrafos que conocí al principio: allá por los años ’80. Wikipedia, Hefesto: ” Hera, mortificada por haber parido tan grotesca descendencia, no tardó en arrojarlo del Olimpo. Hefesto cayó durante nueve días y noches hasta el mar, donde como él mismo cuenta en la Ilíada3 dos diosas del mar, la nereida Tetis (madre de Aquiles) y la oceánide Eurínome, lo recogieron y lo cuidaron en la isla de Lemnos, donde creció hasta convertirse en un maestro artesano. “
Leer mas

Ley cuadrado-cúbica: la ventana

¿Por qué tan lejos de los dioses? Quizá por preguntarlo. ¿Y qué? El hombre es el animal que pregunta. El día en que verdaderamente sepamos preguntar, habrá diálogo. Por ahora las preguntas nos alejan vertiginosamente de las respuestas. ¿Qué epifanía podemos esperar si nos estamos ahogando en la más falsa de las libertades, la dialéctica judeo-cristiana? Nos hace falta un Novum Organum de verdad,hay que abrir de par en par las ventanas y tirar todo a la calle, pero sobre todo hay que tirar también la ventana*, y nosotros con ella. Es la muerte, o salir volando. Hay que hacerlo, de alguna manera hay que hacerlo. Tener el valor de entrar en mitad de las fiestas y poner sobre la cabeza de la relampagueante dueña de casa un hermoso sapo verde, regalo de la noche, y asistir sin horror a la venganza de los lacayos. Julio Cortázar, Rayuela, Capítulo 147 *La ventana es, en este texto de Cortázar, una metáfora perfecta aplicada a “esa prótesis tecnológica de apropiación del mundo”: la cámara fotográfica.
Leer mas

Se presenta en Bilbao el libro “Bilbao Interiores”

Uno de los proyectos que mas entusiasmo y satisfacciones profesionales y personales nos ha dado en estos últimos meses, es este que hoy tengo el gusto de daros a conocer aquí, en mi blog, y que el próximo jueves 26 de Noviembre se presentará en un conocido pub bilbaíno. Espero que os guste. Os lo presento junto con algunas pequeñas ilustraciones de su interior, con toda mi ilusión y agradeciendo a todo el equipo esta experiencia estupenda en lo profesional y en lo humano, gracias a todos.   Nota de Prensa: Bilbao Interiores Muestra los gustos artísticos y la evolución en los estilos decorativos y en los espacios interiores de la ciudad de Bilbao El libro recoge en 150 páginas y 135 fotos las tradiciones decorativas y los gustos artísticos en 30 casas privadas y seis espacios públicos de Bilbao. Bilbao 26 de Noviembre de 2009.- El libro Bilbao Interiores es el resultado de un cuidado proyecto editorial sobre las tradiciones decorativas y los gustos artísticos reflejados en las casas privadas y en los espacios públicos de Bilbao. A lo largo de 150 páginas y 135 fotos, el libro Bilbao Interiores muestra la evolución de los gustos estéticos y los estilos decorativos en Bilbao, desde la influencia inglesa surgida con el auge del comercio y la industria vasca a comienzos del siglo XIX, hasta la contemporaneidad tecnológica de unas arquitecturas de vanguardia que hoy tienen una notable influencia sobre los espacios interiores de la ciudad y sus alrededores. Bilbao Interiores incluye 135 fotos de seis espacios públicos y de cerca de una treintena de casas privadas. Los espacios públicos retratados son los de la Sociedad Bilbaína, la Sociedad Filarmónica de Bilbao, la Diputación de Vizcaya, el Real Club Marítimo del Abra, el Palacio San Joseren y la sede del Athletic Club, el palacio Ibaigane. Asimismo, los espacios privados bilbaínos recogidos por primera vez en un libro, reflejan también, en su decoración y estilo arquitectónico, la propia historia social, cultural y económica de la ciudad. De hecho, el innovador enfoque de Bilbao Interiores estructurado en ocho  capítulos temáticos -“Arquitectura y luz”,  “Coleccionismo”;  “La buena mesa”,  “El escritorio”,  “Contrastes”,  “Lo inglés”,  “Escenografías”  o  “La tertulia”-  vincula los espacios interiores de las casas privadas o de las instituciones públicas con aspectos tan característicos de la idiosincrasia bilbaína y vasca como el coleccionismo artístico, la tradición de los espacios gastronómicos, el influjo anglosajón, la relación con los lugares de trabajo, el vigor de la iniciativa privada en el ámbito cultural, el gusto por las escenografías teatrales y el contraste entre tradición y modernidad o vanguardia y clasicismo. FICHA TÉCNICA Un proyecto de Cala Olivera Producciones Editor: Enrique Portocarrero Dirección Artística y Realización: Carmen Gomeza Asesoramiento: Enrique Gaytán de Ayala y Juan Luis Líbano Fotografía: Joseba Bengoetxea y Txetxu Berruezo Diseño Gráfico: Estudio Arcadia Realizado en Tamaño: 260 x 230 mm (apaisado). Formato: 150 páginas más cubiertas. Encuadernación: Rústica PVP: 26 € Para más información Maria Carranza Email: calaolivera@gmail.com ___________________________________ Enlaces externos: — La Mirilla (El Correo Digital) — El Correo Digital — Territorios — Reportaje EITB del 25 de Noviembre / Teleberri. — El Correo Digital (20/1/ 2010) — Europa Press (20/1/ 2010) — Deia (21/1/2010) — Estrella Digital — Radio Euskadi (20/1/2010) _____________________________________ Puntos de venta: “Bilbao Interiores” BILBAO * Librería Cámara (c/Euskalduna, 6) * Librería Universitaria (C/García Rivero) * Librerías Elkar (Varios puntos) * El Corte Inglés (Almacén de libros y discos, en Gran Vía) * La Casa del Libro (Colon de Larreategui y Alda. Urquijo) * Librería del Museo Guggenheim Bilbao * Librería del Museo de Bellas Artes de Bilbao * Kiosko de la Plaza del Ensanche * Estanco-Kiosko Heller (c/Alameda de Urquijo) * Librería del Obispado (Ledesma esquina Colón de Larreatégui) * Librería Top Books  (Gran Via) * Librería Lauaxeta (Rodriguez Arias nº 45)   GETXO * Revistero de la calle Las Mercedes, en Las Arenas * Kiosko-Cantina de la estación del metro de Neguri. * Librería Troa (c/Las Mercedes. Las Arenas) * Librería López (Junto a la estación del metro de Neguri) * Revistero de la Avenida de Algorta (Junto a la Iglesia de San Ignacio, en Neguri-Algorta) BARACALDO * Librería Milos  (Meridad de Uribe nº 14) MADRID * Libreria Diálogo  (Serrano nº 108, esquina Diego de León nº 2)
Leer mas

Antiguos lenguajes: la mar

“He intentado aquí poner al descubierto, con la falta de reserva de una confesión de última hora, los términos de mi relación con el mar, que habiéndose iniciado misteriosamente, como cualquiera de las grandes pasiones que los dioses inescrutables envían a los mortales, se mantuvo irracional e invencible, sobreviviendo a la prueba de la desilusión, desafiando al desencanto que acecha diariamente a una vida agotadora; se mantuvo preñada de las delicias del amor y de la angustia del amor, afrontándolas con lúcido júbilo, sin amargura y sin quejas, desde el primer hasta el último momento…” Joseph Conrad ‘El Espejo del Mar’   Dejo también estas otras letras de Borges: El mar es una espada innumerable y una plenitud de pobreza. La llamarada es traducible en ira, el manantial en tiempo, y la cisterna en clara aceptación. El mar es solitario como un ciego. El mar es un antiguo lenguaje que ya no alcanzo a descifrar […] Borges, Singladura
Leer mas

Los Tres Gritos Azules

Ví hace ya tiempo una película guiónizada sobre una novela de Paul Auster: “Smoke”. El protagonista, Auggie Wren (Harvey Keitel) , trabaja en un estanco neoyorquino en Brooklyn y, por casualidad, se hace con una cámara que, curiosamente, obtiene de una mujer ciega en extrañas circunstancias; una Canon AE-1. A partir de ese día, Aggie sale a la puerta de su establecimiento y hace una foto desde allí. Siempre a la misma hora exacta, y siempre con el mismo encuadre. Con las fotos obtenidas de este modo, va elaborando un álbum que se va transformando en varios poco a poco. Un día decide mostrárselos a su amigo Paul… Al principio, Paul, no entiende aquel enorme trabajo de su amigo. Todas las fotos le parecen iguales hasta el punto de que, su contemplación continuada, producía en él un aturdimiento y una estupefacción tremendas. Aggie en cambio, le miraba tranquilo, muy sereno, hasta que en un momento intervino y le dijo: “—Vas demasiado deprisa. Nunca lo entenderás si no vas más despacio.” “— Comprendí entonces que sabía exactamente lo que estaba haciendo”, pensó Paul. Tenía razón, por supuesto. Si no te tomas tiempo para mirar, nunca conseguirás ver nada. Cogí otro álbum y me obligué a ir más pausadamente. Presté más atención a los detalles, me fijé en los cambios en las condiciones meteorológicas, observé las variaciones en el ángulo de la luz a medida que avanzaban las estaciones… Esto me hizo a mí también entender la fotografía de otro modo y, desde entonces, este lugar que fotografío tantas veces desde el mismo sitio, es para mí, un poco como la puerta del estanco de Auggie.
Leer mas