logo

Numenbeach. La línea

“Numenbeach. La línea” © J. Bengoetxea 2019

Las postales del miedo

Las postales del miedo © J. Bengoetxea 2019

Pero quedaban muchas postales sin enviar. “Las postales del miedo”: así las llamó el veneciano.

Ese tipo de postales que uno escribe sin pensar en destinatario concreto; esas postales que uno teme que no serían entendidas. Quizá ni siquiera uno mismo logra entenderlas del todo. Son postales que se guardan, que no se rompen. No se tiran. Postales que si algún día aparecen de nuevo en el fondo de un cajón, nos hacen fruncir el ceño con extrañeza, como si las viésemos por primera vez. Y es entonces cuando no necesitas ya pensar porqué no llegaste a enviárselas a nadie: 

¡Nadie las esperaba! Fue por eso. 

Ya no importa…

 

Numenbeach

“Numenbeach” © J. Bengoetxea 2019

Baile en la playa. Los ahogados de Bóreas

“Baile en la playa. Los ahogados de Bóreas” © J. Bengoetxea 2019

El capitán no sabía bailar. Una noche quiso soñar sus pasos al ritmo de Bóreas, el viento del Norte. Quiso soñarse acelerando el tiempo de su falta. Vio cómo cada momento tomaba forma de árbol. Raíces hundidas en la arena de una playa que no aparecía en sus derroteros al despertar.
Árboles seguros y muy quietos. Atados al suelo. Árboles muy quietos que bailaban deshaciendo su vergüenza, su deseo… su soledad, su ira. Árboles que eran “uno y cientos” en su historia hundida en la arena. Abandonados al viento, entregados al baile.

Velas negras: playa blanca y ola negra

“Velas negras: playa blanca y ola negra” © J. Bengoetxea 2010

Velas negras. Máscara veneciana

“Velas negras. Máscara veneciana” © J. Bengoetxea 2009

O saltar con los ojos cerrados sobre un espejo…fotografiar

“Manual para construir Espejos de Mar. O saltar con los ojos cerrados sobre un espejo” © J. Bengoetxea 2019

Playa Larga, 270º Oeste

“Playa Larga, 270º Oeste” © J. Bengoetxea 2019

Siempre sospechó una estúpida relación entre el ritmo de las olas, el paso de las nubes, y la longitud de aquella playa.
¡Algo que parecía tan evidente al fotografiarlo! Algo que la realidad se disputaba con el sueño. Algo que nunca existió y que era, a la vez, enormemente real.

Conseguía verlo en Playa Larga cuando estaba Solo. ¡Sola-mente!

Quizá lo único real sea La Forma, y la fotografía, en un solo instante, parece declararlo. Un momento antes y un momento después se desvanece …Y aguarda allí de nuevo.

 

Encuentro —sin génova— en Bahía Negra.

“Encuentro —sin génova— en Bahía Negra”  © J. Bengoetxea 2019

Las fotografías no son textos. Lejos de esto son solamente “los puntos del texto”, esos silencios cortitos.

Quizá los saltos de párrafo en ocasiones. Un vacío pequeño donde las historias se adhieren y se relatan una y otra vez: sin principio, sin final, siempre renovadas, cambiantes, …una y otra vez. Vacías al fin para poder ser olvidadas.

Cayo de los Huesos. Velas negras

“Cayo de los Huesos. Velas negras”  © J. Bengoetxea 2019