logo

Tag

marinas

Olas desde el cielo

“Olas desde el cielo” © J. Bengoetxea 2018
(De postales del zapatero veneciano)

[…] Las olas rompían sobre nuestras cabezas. La ballena, ahora, era negra también, como las olas, como su negro espiráculo. Chorros de nubes. Ocurrió el día de las olas negras, el día que las olas caían desde el cielo. […]

La ventana del zapatero veneciano. Ola seca

“La ventana del zapatero veneciano. Ola seca” © J. Bengoetxea 2018

Paisaje marino sencillo con rocas y nubes

“Paisaje marino sencillo con rocas y nubes” © J. Bengoetxea 2018

Ola blanca

“Ola blanca” © J. Bengoetxea 2018

Mar tendida

Ola negra / tres

“Ola negra / tres” © J. Bengoetxea 2018

Ola negra

“Ola negra” © J. Bengoetxea 2018

bosque de palmeras

“bosque de palmeras” © J. Bengoetxea 2011


la marea

“la marea” © J. Bengoetxea 2015

Un día descubres que siempre que fotografías aparece “otra cosa”. Después descubres que no tienes poder alguno sobre ello…salvo el de estar allí para poder verlo/fotografiarlo. Luego te preguntas aún mas y “el secreto” crece. Poco a poco te acostumbras a ignorarlo casi todo y dejas que ese proceso en marcha diluya tu voluntad. Entonces, cuando ya no sabes nada, una fotografía aparece para sorprenderte …pero solamente si tienes mucha suerte.

Lo que te sorprendió nunca —nadie mas— conseguirá verlo, pero una MAREA de incertidumbre se habrá puesto en marcha.

 

Incertidumbre

“Incertidumbre” © J. Bengoetxea 2017

Es necesaria la atención y la ausencia de juicio. Es la emoción.
…acceder desde la incertidumbre al vacío para llenarlo de encantos como decía Oteiza.

¡Como dejar que la mirada se agote!

 

Cómo y porqué…

“Nube de roca y olas” © J. Bengoetxea 2017

Me interesa ese punto inabarcable donde lo real se pierde, cuando —a la vez— lo real está a punto de comenzar. Nunca sé el porqué, pero tener la sensación de que SÍ se conoce el cómo, es reconfortante.

El porqué siempre es una pregunta interesada; el cómo, en cambio, es una pregunta interesante.

Pero las fotos no responden nunca preguntas. Con mucha suerte, las plantean…siempre lejos del autor.

“…como las olas que interrumpen las rocas para escupir, irreverentes, encendidas de rabia a las nubes. Después, ¡caen de nuevo y desaparecen! Pude ver CÓMO lo hacían”