logo

Tag

blanco y negro

Sin final (sin fecha)

“Sin final” (sin fecha) © J.Bengoetxea 

 

Bambú en el río

“Bambú en el río” © J. Bengoetxea 2015

“Postales de un zapatero veneciano”

Pero, ¿quién es el “zapatero veneciano”?

¿…y sus postales? ¿Son auténticas, o todo es una fabulación azarosa?

¿Existe Porto Nascosto? Los cheilopong y los peces voladores ¿…Carapachibey o Calasinmar?

Un sello de lacre encontrado por casualidad en la reforma de un antiguo taller de zapatería veneciano parece acreditar, definitivamente, todos los indicios: un zapatero veneciano de mediados del siglo XIX mantuvo una larga relación postal con el atribulado capitán Ahab. Aquel que Melville construyó en nuestras memorias. 

¡…sí!, una cajón lleno de collotipias —postales de la época— lo atestigua. Y el lacre con el que el zapatero marcaba todos sus envíos, lo acredita.

Stai attento!!

Casi como los obenques de un velero, las historias son líneas que atraviesan la niebla suspendidas en el aire. Pero siempre dibujan a sus pies ramas entrecruzadas con el tronco fuera de la fotografía. Ramas que se tejen mientras las fotografías, casi vivas, se revelan.

Esta historia es una de esas ramas en la niebla que te dejan saltar de una fotografía a otra como en una rayuela, como si jugásemos a la gallina ciega. Encontramos el obenque, el cabo…e inmediatamente es tragado por una ballena blanca y desaparece en medio de la niebla: la ballena del Essex quizá…o aquella del capitán Ahab.

Esta historia comenzó cuando, en la reforma de un antiguo taller aparecieron, por fortuna, unas collotipas —postales de la época en italiano— que un zapatero veneciano enviaba, al parecer, al capitán de un ballenero del siglo XIX.

Si no fuese por el sello de lacre que se encontró en el suelo, sobre una vieja arpillera, sería imposible acreditar su autenticidad. Ahora ha llegado el tiempo de dar a conocer la historia de las “Postales de un zapatero veneciano”

Olas desde el cielo

“Olas desde el cielo” © J. Bengoetxea 2018
(De postales del zapatero veneciano)

[…] Las olas rompían sobre nuestras cabezas. La ballena, ahora, era negra también, como las olas, como su negro espiráculo. Chorros de nubes. Ocurrió el día de las olas negras, el día que las olas caían desde el cielo. […]

Carapachibey

“Carapachibey” © J. Bengoetxea

Cerca de Playa Larga, rumbo 270º W. Era casi de noche. Demasiado cerca del arrecife. Viento en popa cerrada, navegando a orejas de burro. Sin luz en el mástil.

El capitán Ogoño

“El capitán Ogoño” © J. Bengoetxea 2004

Viejos galeones vascos con su branque hundido entre las nubes…no es zozobra la suya, es navegar del revés.

Son historias de la inédita biblioteca de postales —fotografías— que un zapatero veneciano enviaba al capitán del Essex. En realidad están remitidas al capitán Ahab, no a George Pollard, Jr. En todo caso, hay pruebas documentales fehacientes de que llegaron a su destinatario…fuera el uno o el otro.

El Essex naufragó el 20 de noviembre de 1820. Dicen que tres supervivientes alcanzaron isla Henderson (…actualmente atestada de plásticos) y, una semana después, agotaron sus reservas de tabaco, lo que produjo escaramuzas sangrientas mientras iban estrechando sus días.

Y no es cierto el dato de que la fotografía no existía en tiempos del Essex. ¡Otra falacia mas de la historia!

La ensenada del Tuerto. Bajamar

“La ensenada del Tuerto. Bajamar” © J. Bengoetxea 2011

“Un hombre se propone la tarea de dibujar el mundo (o de retratarlo, pienso yo mientras le leo… ). A lo largo de los años puebla un espacio con imágenes de provincia, de reinos, de montañas, de bahías, de naves, de islas, de peces, de habitaciones, de instrumentos, de astros, de caballos y de personas. Poco antes de morir, descubre que ese paciente laberinto de líneas traza la imagen de su cara”  J.L.Borges, de El hacedor

Oveja blanca, oveja negra / Postales del zapatero veneciano

“Oveja blanca, oveja negra / Postales del zapatero veneciano” © J. Bengoetxea 2009

Ahab, abrigado con su anteojo sobre la toldilla, escrutaba entre la trapaia indicios de La Ballena. Horas de penumbra. La oveja blanca, la oveja negra… su zahorí al borde del abismo incierto de la cubierta. 

Isla Negra dirigía los estrobos del pensamiento: uno de los botes tomaba la forma de un mogote despegado de la costa en otro tiempo ya vivido. ¡Un recuerdo seguramente!

Era, quizá, otro rastro más de la furia de La Ballena. O el rastro viejo y hediondo de su grandeza hecha añicos.

Salitre y piedra en la cara…¡la oveja blanca, la oveja negra!

(De “Postales del zapatero veneciano”)

Roca negra

“Roca negra” © J. Bengoetxea 2012

No sé dónde leí que “la imagen retiene el alma, pero pierde el cuerpo”…y tampoco sé si es cierto.

Rojo y negro: y 342

“Rojo y negro: y 342” © J. Bengoetxea 2018